z35W7z4v9z8w

Parejas… Seamos tu y yo y luego nosotros

El compromiso de convertirse en una pareja implica un paso de madurez que muchas veces no se da como tal… se da como un salto al vacío y no como un caminar paso a paso, en donde necesariamente debe existir un YO y un TU para poder construir un NOSOTROS…

Los celos, las intrigas, la falta de sinceridad y comunicación y sobre todo situaciones que se arrastran como grandes resentimientos por haberse herido… por haber dicho de más o por la indiferencia van generando un espacio abismal en la pareja que pasa de un amor pasional a un punto en donde no se reconocen el uno al otro.

No se trata de que mi pareja me de lo que me hace falta, que me complete, no es mi otra mitad ni esta en mi vida para llenar mis vacíos… Ni ser yo esa persona que llena sus vacíos, que le resuelvo la vida… No se trata de llegar a un punto en donde los reclamos son la constante, por lo que se hizo o no se hizo, por lo que dijo o no, porque llegar a ese punto es destructivo y auto-destructivo.

Poder establecer una relación de pareja no es algo que se pueda dejar al destino, a la suerte, no es algo que se construye casualmente… no, y ese es nuestro gran error… pensar que el sentir que “nos amamos” alcanza no es suficiente… Hay que aprender a amar, no como creo que me merezco que me amen, no como mi pareja necesita que la ame sino como nosotros como pareja decidimos que sea nuestro amor… y llegar a ese nivel de toma de conciencia de hacer de nuestro amor algo nuestro y no atravesado por ideas o concepciones heredadas o adquiridas de algún modelo o ideal es el verdadero reto de la pareja y de la decisión de amar con compromiso.

El proceso terapéutico de pareja es un espacio de crecimiento personal y de la pareja misma, pero implica también romper ideales, fantasías, anhelos y ver en el otro un ser humano que puede fallar y que necesita aprender a amarse y a amar, es reconocer y reconocerse frágil, herido y carente y no presentarse como aquel príncipe azul o princesita de los cuentos de hadas que deslumbra por su perfección.

El proceso de terapia de pareja es de gran ayuda si hay compromiso… implica valentía y coraje de querer sanarse y hacer cambios para el bienestar personal, de la pareja y muchas veces de los hijos e hijas en caso de que ya existan.